fbpx

Felizario – ¿Qué son los apegos?

by Maria Angelica Medina

“El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el apego a las cosas. La felicidad consiste precisamente en dejar caer el apego a todo cuanto nos rodea.”
Buda.

 

Estamos conectados al mundo, cada cosa que tenemos y cada persona con quien compartimos los momentos más valiosos de nuestra vida son preciados para nosotros, sin embargo, no todo dura para siempre o podemos mantenerlo hasta la eternidad.

 

Muchas veces quedamos atrapados en relaciones que no nos hacen ningún bien porque estamos aterrorizados, tenemos miedo de perder a esa persona especial o creemos que si se aleja nos abandona y eso nos destroza el corazón. Para ello es importante comprender la diferencia entre una conexión emocional y el apego.

 

El apego es una vinculación afectiva intensa hacia una persona, objeto o situación que provoca ansiedad ante su pérdida. Generalmente tenemos deseos de que alguien permanezca a nuestro lado eternamente porque de lo contrario nos sentiríamos incompletos, lo mismo ocurre con un trabajo que creemos que no podemos dejar porque tenemos miedo de experimentar otras formas de empleo, al mismo tiempo esto nos ocurre con pertenencias que atesoramos porque guardan algún recuerdo especial.

 

 

Establecer conexiones emocionales es fundamental para el desarrollo de nuestra vida, el problema aparece cuando somos incapaces de soltar cosas que ya no podemos mantener con nosotros o pretender aferrarnos a personas que deben seguir su propio camino.

 

Independientemente de cuál sea el caso, el apego es miedo. Creemos que necesitamos de lo externo para sentirnos protegidos o amados, por lo que cuando no podemos retener a esas personas o cosas, creemos que nuestra vida está por acabar.

 

 

Para liberarnos del apego debemos entender que estamos completos, tenemos todo cuanto necesitamos y de que poseemos en nuestro interior todos los recursos necesarios para afrontar la vida. Nos apegamos a las parejas porque sentimos que nos “adoptan”, tenemos la errada idea de que debemos ser salvados o de que no somos suficientemente buenos.

 

Nos liberamos del apego cuando nos amamos, cuando creemos en nosotros mismos y estamos listos para tomar la vida tal y como viene. Los vínculos afectivos se establecen desde la libertad, desligados del apego podemos amar con mayor profundidad pues donde hay amor no hay miedo.

 

Escribe Nimsay Aranguren para FelizMejor.com

0 Comentarios

Post que te pueden insteresar