fbpx

Felizario ¿Qué es el Abandono?

by Maria Angelica Medina

“Hay que recordar que la libertad es el valor más alto y que si el amor no te está brindando libertad, entonces no es amor”
Osho

 

El abandono es una herida del alma. Lise Bourbeau, comenta que consiste en la falta del afecto y la atención, se enraíza en la ausencia del otro. Vinculado íntimamente a la sensación de rechazo, el abandono anula la independencia del hombre porque lo obliga a vivir anclado en el recuerdo de una dolorosa partida.

 

Ahora bien, el abandono es una ilusión. La separación es un engaño puesto que todos estamos conectados, hilos invisibles de energía unen nuestros corazones que laten al mismo ritmo sin importar en qué parte del mundo estemos, ni siquiera si nos conocemos no.

 

«Despierto, comprendo que la separación es un engaño. Reconozco mi conexión con todos»

 

Esta herida ocurre cuando aún somos pequeños y es transmitida por nuestro progenitor del sexo contrario. El padre ausente o la madre que deja a su hijo producen profundas heridas en nuestros infantiles corazones haciéndonos creer que la ausencia es real.

 

 

«Mamá, papá, los reconozco dentro de mí. Ustedes son parte de mí, por eso siempre estaré en conexión con ustedes»

 

Cuando no hemos sanado estas heridas que se alojan en lo más profundo de nuestro inconsciente, estas resuenan en la vida que tenemos de adulto al llevar la máscara de la dependencia. Depender del otro, es creer que si se aleja no podemos vivir felices, es vivir con miedo a que se vaya. Es por eso que sano cuando me doy cuenta de que el amor crea vínculos eternos, no ataduras pasajeras.

 

«Amo desde la libertad y el desapego. Disfruto mi vida contigo, pero eres libre de seguir el camino que decidas»

 

 

Sano mi herida de abandono cuando … 

  • Me libero de la máscara . Me amo y me acepto como soy, me libero del miedo.
  • Dejo atrás el miedo al rechazo. Soy humano, soy distinto a los demás. No puedo ser como los otros solo con el fin de ser aceptado, necesito antes respetarme y quererme para entender que, cuando el otro me niega su atención y su cariño, no significa que fracasé.
  • Suelto y dejo ir. Mi prioridad es seguir adelante, no aferrarme al dolor y la tristeza. Los recuerdos a veces se fijan en el cuerpo como espinas, elijo mirarlos con amor y vivir en el momento presente. Dejar ir al otro, es aceptar lo inevitable de la partida y saber que esto solo puede sanarme.
  • Fortalezco mi voluntad. Me interesa actuar en función de mi bienestar, cuido mi cuerpo y nutro mi espíritu cuando me niego a dejarme vencer por la soledad y la apatía. Mi atención debe centrarse en mí, no en cumplir con expectativas ajenas que implican incluso negar mi verdadera esencia.
  • Tengo confianza en mí mismo . Me creo capaz de superar cualquier herida, tengo confianza de mi capacidad para continuar aún si estoy solo. Soy capaz, hábil y talentoso; creo que lo soy y que puedo lograr mucho más.

 

Escribe Nimsay Aranguren para FelizMejor.com

0 Comentarios

Post que te pueden insteresar