fbpx

Tapping para el autocontrol: La dominación mental propia

by Jhuliana Uzcategui

“La conquista propia es la más grande de las victorias”.

Platón

El autocontrol es otro de los secretos clave para el éxito del emprendedor. Resulta ser una cualidad en extremo rara, pues solemos confundir el autocontrol con represión emocional por lo que no es casual que una persona que aparenta estar “bajo control” sufra de algún tipo de enfermedad generalmente causada por el estrés o vemos signos de obesidad, tabaquismo además de posible alcoholismo en algunos casos, rasgos fatales para el emprendimiento de un proyecto exitoso.

 

Por otro lado, sabemos lo fundamental que son las relaciones interpersonales cuando esperamos expandir nuestros horizontes, tener nuevos contactos, amigos, estar en sintonía con tu grupo de trabajo y tener la capacidad de conectarse con el cliente. Estos son recursos más valiosos que cualquier otra cosa, las conexiones interpersonales son la piedra angular sobre la cual debe construirse tu negocio, sin embargo, todo esto puede destruirse si no sabemos cómo controlarnos.

 

Ahora bien, solo pensar en autocontrol nos hace sentir restringidos, como si sumergida en las letras de esa palabra existiera una jaula formada por barrotes de prohibiciones, juicios y demandas sociales. La realidad es que esto no es así.

 

El autocontrol está ligado al autoconocimiento. Es importante ser asertivos al calificar el tipo de emoción que experimentamos, para esto debemos conocernos a profundidad. Las actitudes y sensaciones vinculadas a la rabia no son las mismas que aquellas que brotan al sentir tristeza por ejemplo, tampoco lo son las causas de los mismos.

 

Es por esto que lo primero que hay que hacer es entenderse a uno mismo, antes de reprimir nuestras emociones debemos profundizar más en la causa que provoca las mismas. La inteligencia emocional implica entender nuestras emociones para poder manejarlas de forma efectiva.

 

Una alternativa rápida y efectiva para solucionar las situaciones de descontrol personal, la ofrece el EFT o Técnica de Liberación Emocional. Esta práctica consiste en toques proporcionados por la punta de los dedos a zonas estratégicas del cuerpo. La base del EFT se halla en la comprobación de que los pensamientos y emociones negativas crean una perturbación en el sistema nervioso generando una reacción física, emocional y mental difícil de contener.

 

El sistema límbico, albergado en el cerebro, utiliza la red neuronal que se extiende por todo el cuerpo para adquirir una memoria extraída de las percepciones corporales y psicológicas de todas las situaciones por las que pasamos, como cuando estamos ante las creencias limitantes. El EFT aprovecha esta oportunidad para reprogramar nuestras células, pulsando sus terminaciones nerviosas junto a afirmaciones para producir una transformación que se expande hasta nuestra mente. Esto nos permite dejar a tras todos nuestros miedos, “hackear” nuestra psique de todo aquello que no nos deja avanzar para desechar todas las emociones acumuladas y así poder adueñarnos de nosotros mismos.

 

Tips para la reconquista personal

  • Descubre las emociones que sientes. Primero es necesario entender a qué nos enfrentamos para poder enfocarnos en la solución, lo mismo ocurre cuando debemos mantener bajo control las emociones.
  • Libera tus emociones. El autocontrol no es sinónimo de contención o acumulación emocional. La mejor forma de manejar una emoción es entenderla y luego liberarla de manera asertiva para que no nos quedemos anclados en esta de manera que podamos continuar nuestras actividades de forma efectiva.
  • Analiza tu comportamiento. Mientras mayor consiencia tengas de tus hábitos y constumbres rutinarias, será más fácil detectar los factores que provocan el desencadenamiento de emociones y pensamientos negativos.
  • Busca la raíz. Comprender la razón profunda que hace emerger estas emociones difíciles de controlar contribuirá a la disminución de las crisis emocionales, además de brindar una oportunidad de sanación que aliviará todas las áreas de tu vida.

 

Tratamiento

El EFT o Técnica de Liberación Emocional, es un tratamiento que consiste en una sesión semanal de 90 minutos durante 6 semanas. Si bien los beneficios de la terapia se manifiestan desde la primera sesión, está comprobado que entre el 90% y 98% de los casos, las sanaciones más profundas se logran durante la cuarta y sexta semana.

 

Las sesiones pueden ser tan frecuentes como desees puesto que este tratamiento es aplicable a un abanico diverso de situaciones ya que las emociones se manifiestan en cada área de nuestra vida, sin embargo, es recomendable tratar cada tema a sanar por separado para garantizar la sanación óptima.

 

¿Qué situación estoy viviendo?

  • Tengo miedo a emprender.
  • Padezco de miedo al fracaso.
  • Tiendo a tener problemas personales en mi negocio.
  • Me da pánico hablar en público.
  • Pierdo el control de mis emociones.
  • Emociones como rabia, frustración y depresión afectan mi emprendimiento.
  • Desconfío de mí cada vez que quiero comunicar mis proyectos.
  • Siento mucha rabia cuando no ocurre lo que quiero.
  • Estoy cada vez más estresado.
  • Estoy en constante tensión.

 

¿Te suena familiar?

  • “No sé manejar el estrés”
  • “Me siento abatido, no puedo continuar mi negocio”
  • “Soy un fracaso, nunca tendré éxito”
  • “El estrés me va a matar”
  • “Es demasiada presión”
  • “Si fracaso me muero”
  • “Me frustra pasar por situaciones difíciles todo el tiempo”
  • “Me avergüenzo siempre de mí, no sé cómo reaccionaré”

 

¿Qué puedo lograr con el EFT?
  • Confío en mí, sé que yo domino mis emociones.
  • Me amo, me acepto y me valoro total y profundamente tal cual soy.
  • Detecto las emociones toxicas a tiempo, evito que se apoderen de mi.
  • Libero las emociones paralizantes, termino mis proyectos sin miedo.
  • Incremento mi productividad.
  • Aumento la calidad de mis relaciones interpersonales.
  • Estoy tranquilo al hablar con clientes e inversionistas.
  • Analizo mis emociones antes de tomar una decisión apresurada.
  • Disfruto de mi emprendimiento con entusiasmo.
  • Me hago responsable de mis acciones.
  • Controlo mis niveles de estrés, trabajo bajo conciencia, no bajo presión.
  • Aprendo de mi experiencia y la comparto con el fin de ayudar a otros que pasan por lo mismo.

 

¡Manos a la obra!

Elige un paquete y programa tu cita.

 

 

0 Comentarios

Post que te pueden insteresar